Nº64 Viernes, 21 de Octubre de 2005


Incentivos fiscales y medio ambiente
Actualmente, en el Impuesto sobre Sociedades en España, existen sólo tres modalidades de inversión que pueden acogerse al incentivo fiscal: las instalaciones destinadas a la protección del medio ambiente, los vehículos industriales y comerciales de transporte por carretera, y las inversiones que se realicen para aprovechar las energías renovables.

Angela Merkel, Canciller de Alemania
Se precipitaron quienes anunciaban la caída política de Merkel después de los pobres resultados obtenidos en las elecciones alemanas. Tras semanas de negociación, la candidata conservadora ha alcanzado la Cancillería. Con ello se reconoce formalmente su victoria, pero también las concesiones que la coalición democristiana ha debido realizar para lograr el primer cargo del gobierno.


 

Incentivos fiscales y medio ambiente

Actualmente, en el Impuesto sobre Sociedades en España, existen sólo tres modalidades de inversión que pueden acogerse al incentivo fiscal: las instalaciones destinadas a la protección del medio ambiente, los vehículos industriales y comerciales de transporte por carretera, y las inversiones que se realicen para aprovechar las energías renovables.

[ Ampliar foto ]

Los incentivos fiscales, en general, tienen una finalidad concreta: aminorar la carga tributaria del sujeto pasivo que realiza determinadas inversiones seleccionadas por el legislador en cumplimiento de una determinada política económica y fiscal, en unos casos estructural o permanente, como es el caso de los incentivos aplicables a la protección del medio ambiente y en otras de carácter coyuntural para estimular el desarrollo de actividades económicas o de interés social.

La aplicación de los incentivos se efectúa sobre la base imponible o beneficio Sujeto a tributación, mediante deducciones que la aminoran, o bien mediante las bonificaciones o reducciones porcentuales en la cuota tributaria. En el primer caso, se produce una desgravación por parte del beneficio fiscal, que queda reducido en el importe de la deducción que se aplique y, en el segundo, el incentivo fiscal se transforma en un beneficio económico para el sujeto pasivo.


En España, la regulación de los incentivos fiscales aplicables a la protección medio ambiental se materializan en una deducción de la cuota del Impuesto sobre Sociedades de las inversiones efectuadas por las empresas en esta materia: instalaciones, que eviten la contaminación atmosférica, vehículos industriales o comerciales que la reduzcan, y aprovechamiento de energías renovables con finalidades iguales.

“La ausencia en la normativa actual de incentivos fiscales dirigidos a la formación y educación medio ambiental debe corregirse”



Según el art. 1.2 de la Ley 38//972, de Protección del Ambiente Atmosférico, la contaminación se produce por la presencia en el aire de materias formas de energía que implican riesgo, daño o molestias graves para las personas y los bienes. Definición esta incompleta y parcial, ya que excluye la contaminación acústica, sin tener en cuenta que con posterioridad a dicha Ley se ha incorporado a la contaminación mediante las Leyes /6/2002 y 37/2003, las vibraciones que generan calor o ruido en la atmósfera y que engloban la protección contra la contaminación acústica dentro del campo de la protección del medio ambiente.

Las inversiones que se realizan con esta finalidad y que, por otra parte, deben de realizarse en cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales para proteger la salud de los trabajadores, que consisten en la insonorización de naves, encapsulamiento de máquinas, barreras para minimizar el ruido, etc., parece lógico que deberían beneficiarse también de dicha deducción.

Actualmente, en el Impuesto sobre Sociedades en España, existen solamente tres modalidades de inversión que pueden acogerse al incentivo fiscal: las instalaciones destinadas a la protección del medio ambiente, los vehículos industriales y comerciales de transporte por carretera, y las inversiones que se realicen para el aprovechamiento de energías renovables. Pero, para lograr el objetivo general de proteger a la naturaleza y de concienciar y sensibilizar a las empresas de la necesidad de fomentar las inversiones en materia de medio ambiente, es preciso revisar el concepto fiscal de medio ambiente y establecer medidas generosas y complementarias a las ya existente.

Así pues, y partiendo del hecho de que el Impuesto sobre Sociedades es un costo para las empresas, debería respetarse escrupulosamente el principio de competitividad dentro del territorio nacional, para que todas ellas reciban un trato igualitario en la aplicación de los incentivos fiscales existentes, para lo cual, debe empezarse por eliminar las importante diferencias existentes en el Impuesto sobre Sociedades, entre la normativa foral del País Vasco y la normativa común, incorporando a esta Última la normativa existente en la del régimen foral.

Por último, la ausencia en la normativa actual de incentivos fiscales dirigidos a la formación y educación medio ambiental debe corregirse o bien suplirse con la promoción y formalización de Convenios de Colaboración entre el Ministerio de Medio Ambiente, Consejerías autónomas, etc., y las entidades cuya actividad principal sea la de facilitar dicha formación y educación.

Igualmente, debería incentivarse fiscalmente las inversiones anticontaminantes y estimular la formación y educación medio ambiental y, desde luego, suprimir las dificultades que conlleva la exigencia de que las inversiones que dan derecho a la deducción en el Impuesto sobre Sociedades, estén incluidas en programas, convenios o acuerdos con la Administración competente, debiendo bastar, en todo caso, con que hubieran obtenido una certificación de dicha Administración.

Imprimir noticia
  Volver  


Angela Merkel, Canciller de Alemania

Se precipitaron quienes anunciaban la caída política de Merkel después de los pobres resultados obtenidos en las elecciones alemanas. Tras semanas de negociación, la candidata conservadora ha alcanzado la Cancillería. Con ello se reconoce formalmente su victoria, pero también las concesiones que la coalición democristiana ha debido realizar para lograr el primer cargo del gobierno.

[ Ampliar foto ]

El Frankfurter Rundschau señala que "Schröder se ha ido, pero la política alemana cada vez es más como él. En cuatro días, la CDU se ha deshecho de los planes de reforma radical de Merkel, para quedarse con una suerte de neoliberalismo light como el que propugnaba el anterior canciller". El periódico reconoce que es lo que querían los votantes, pero "el cambio supondrá una modernización lenta, sin ritmo ni norte claros". Die Welt cree que la gran coalición puede debilitar el debate político necesario en toda democracia. "El proceso político sufrirá por la falta de una oposición fuerte. Corremos el riesgo de que el centro esté demasiado poblado. El partido de izquierdas liderado por Lafontaine no tiene propuestas viables ni representa una alternativa. El papel de abogado del diablo le corresponderá al FDP".


A juicio del Süddeutsche Zeitung, "hay quien sostiene que el nuevo gobierno no va a cambiar gran cosa porque se bloqueará a sí mismo. Lo que queda claro es que, según se han repartido las carteras, las reformas radicales no se llevarán a cabo". De acuerdo con el Frankfurter Allgemeine Zeitung, una figura clave del nuevo gobierno será Edmund Stoiber, líder de la CSU, quien asume el Ministerio de Economía. "Ya le vemos haciendo frente común con Jacques Chirac para pedir la protección de los productos europeos frente a las importaciones. Su papel fundamental debería ser la de frenar a otros miembros del gabinete cuando sus iniciativas vayan en contra de los principios de libre mercado. Lo malo es que Stoiber no es conocido por defender dichos principios".

"En cuatro días, la CDU se ha deshecho de los planes de reforma radical de Merkel, para quedarse con una suerte de neoliberalismo light como el que propugnaba el anterior canciller"


El Wall Street Journal apunta que con un gobierno de consenso, Merkel tendrá dificultades para abordar los cambios. "Será más fácil en política internacional, en la que es probable que Alemania vuelva a demostrar su atlantismo. Pero habrá grandes obstáculos en materia económica, sobre todo en los apartados fiscal y laboral, en los que los expertos creen que son necesarias transformaciones de mayor calado". El periódico no es optimista sobre las perspectivas de la gran coalición, "aunque Merkel haya afirmado que los dos partidos aceptan que no hay alternativa a las reformas". No confía del todo en la capacidad de liderazgo de la nueva Canciller.

Para The Economist, sin embargo, el espíritu liberal de Angela Merkel es un signo de esperanza. ''Tendrá que convencer a la población de que los cambios no son para hacerles sufrir más, sino para restablecer el crecimiento económico y generar recursos para la inversión pública y privada. Sólo así podrá mantenerse el balance social de Alemania". El problema es que para transmitir este mensaje son necesarias habilidades comunicativas que la Jefe de Gobierno no posee, según el semanario. "El líder ideal sería el que combinara los principios de Merkel con el carisma de Schröder. No siendo así, lo esperable es que los ciudadanos acaben apreciando las verdaderas cualidades de su nuevo líder político".



"El líder ideal sería el que combinara los principios de Merkel con el carisma de Scroder"

En opinión de La Repubblica, la designación de Angela Merkel es un importante paso para la definitiva reunificación de las dos Alemanias. Reconoce que el relativo fracaso electoral le impedirá aplicar con rigor la política prometida. "Lo positivo es que habrá un reparto de poder equilibrado y un compromiso común de los dos partidos". Como aspecto negativo, el diario ve que las diferencias no se producirán en el Parlamento sino en el Gobierno, lo que debilitará el debate político. Il Corriere della Sera asegura que la palabra mágica del nuevo gobierno es la síntesis. "Alemania tiene una necesidad de síntesis política, por la que los dos partidos en el gobierno puedan proyectar una visión común. El acuerdo es muy necesario para Alemania vuelva a liderar a la Unión Europea".


Libération sostiene que la líder alemana está condenada a gobernar por el centro. En ello también coincide Le Figaro, para el que la clave está en que se genere una dinámica positiva "por la que estos antiguos rivales políticos no se dejen llevar por las diferencias internas". Le Monde ve difícil que surja la química "porque la coalición es simplemente fruto de la aritmética electoral". Business Week es optimista con el liderazgo de Merkel, ya que "a lo largo de su carrera, siempre ha superado las expectativas. De momento, ha acallado la crítica interna y se ha impuesto a Schröder en las negociaciones de la coalición". Por el contrario, Newsweek piensa que tal vez ha entregado mucho poder a los socialdemócratas a cambio de convertirse en Canciller. Prueba de ello es que la SPD contará con más ministros. "Al controlar la burocracia, los socialistas dictarán el ritmo de las reformas".

Imprimir noticia
  Volver  

Darse de alta Darse de baja Enviar a un amigo